+34 954 74 92 96 info@outsourthink.es

Todas las tareas de una empresa van encaminadas a la toma de decisiones. Decisiones de ventas, de inversión, de personal y de recursos, de ahí la importancia de contar con información actualizada que nos permita, como empresa, sustentar cada acción con datos fidedignos. Dentro de estos datos, las finanzas juegan un papel principal por una razón obvia: sin ellas, no se podrían llevar a cabo muchas acciones, como crecimiento, diversificación e incluso superar crisis puntuales.

Así, la dirección financiera, se posiciona como una de las áreas con más importancia dentro de las compañías, ya que se encarga de planificar, ejecutar y analizar todo lo relativo a los recursos disponibles, desde los humanos, activos, hasta liquidez.

Pero, ¿es mejor contar con una dirección financiera externa o tenerla dentro del propio negocio?

La respuesta a esta pregunta es que depende. Realmente esta área empresarial puede estar dentro de la plantilla o ser subcontratada, sin que ello repercuta en la calidad del trabajo realizado. De hecho, cada vez son más las grandes empresas que prefieren contar con un equipo de profesionales financieros externos. ¿Por qué? Porque externalizar un servicio no es sinónimo de escatimar en calidad.

Para que la dirección financiera sea una herramienta más y aporte valor dentro de la compañía, hay que tener presente dos funciones:

  1. Contabilidad: es la parte que se encarga de medir, analizar y controlar los gastos e ingresos. Es una parte imprescindible en cualquier empresa, tanto a nivel interno como externo, ya que nos permitirá estar al día de las obligaciones económicas con inversores, Seguridad Social, entidades financieras, etc.
  2.  Análisis financiero: en el que se incluye la elaboración de cuentas anuales, balances de situación, ayudas y subvenciones, en definitiva, aquella información del negocio a nivel global y cuyo análisis es esencial para la toma de decisiones.
gestión-de-proyectos-Interim Management

Ventajas de la Dirección Financiera Externa

La dirección financiera externa es un servicio cada vez más demandado por las empresas, sea cual sea su sector y tamaño. Desde Start- Ups, pymes y hasta multinacionales, son muchas las que optan por externalizar esta parte de su negocio. Una de las principales ventajas es el ahorro económico, ya que el CFO (director financiero) externo funciona como un paquete de servicios, al que puedes contratar por tiempo y acción limitado.

Pongo como ejemplo la situación de pre-concurso de acreedores, una situación que actualmente se da mucho debido a la crisis sobrevenida por la pandemia que estamos sufriendo. La empresa puede contratar a un equipo de profesionales que se encargue de la gestión de toda la documentación, presentación de solicitudes, redefinición del plan financiero, todo en un plazo de tiempo acordado previamente.

EL CFO aportará una visión “no viciada” de la situación de la organización, además de información y datos de valor para la toma de decisiones, así como para la ejecución de acciones.

En definitiva, la dirección financiera externa puede:

  • Desarrollar planes estratégicos y de negocio, gracias a la medición y seguimiento de los principales KPI´s del negocio.
  • Diagnosticar cuál es la situación financiera real de la empresa y establecer un plan para conseguir los objetivos por los que ha sido contratado el servicio.
  • Analizar y revisar, de forma periódica, el control presupuestario, así como el plan financiero.
  • Establecer una serie de acciones que ayuden a reducir gastos, regulando la liquidez, en base a la situación real de la tesorería de la organización.
  • Ayudar o encargarse de la negociación con terceros, ya sean entidades financieras, organismos públicos y proveedores.
  • Mentorización, con gestión y formación del personal de la empresa en aquellos puntos en los que se necesite una visión de experto.

En Outsourthink tenemos claro que una relación de confianza surge con un trabajo bien hecho. Por eso, contamos con diferentes casos de éxito que avalan nuestro trabajo.

Ayudamos a empresas a gestionar y superar crisis puntuales (como compraventa, traspaso de negocios familiares), proporcionamos la mejor tecnología Business Intelligence del mercado para realizar cuadros de mando y nos convertimos en parte de tu equipo de trabajo, apoyando a diferentes áreas, y aportando información que entiendas, para la toma de decisiones.

Conoce nuestras modalidades de servicio o llámanos y te personalizamos un paquete a medida según las necesidades específicas de tu compañía.

Externaliza la dirección financiera y trabaja con el mejor equipo.