+34 954 74 92 96 info@outsourthink.es

En muchas ocasiones, las pequeñas y medianas empresas no cuentan con un departamento financiero dentro de la compañía, dado el volumen del negocio. Sin embargo, es necesario que alguien se haga cargo de las funciones financieras. ¿Cuál es, entonces, la mejor opción? En Outsourthink tenemos la respuesta: dirección financiera externa.

La contratación de un experto en dirección financiera que sea externo a la compañía es la alternativa más demandada por las pymes. Con esta opción, se ahorran los costes de tener un perfil tan cualificado dentro de la plantilla, sin dejar de tener los conocimientos y la experiencia de este tipo de personal especializado.

En definitiva, que tu empresa no sea una multinacional no implica que no necesites las funciones de un departamento financiero, ya que, aunque no lo creas, hay muchas tareas que llevan a cabo. A continuación, te desgranaremos las funciones de la dirección financiera y por qué externalizarla es la mejor opción para tu entidad.

¿Por qué necesito externalizar la dirección financiera?

El área financiera es la responsable directa de la gestión económico-financiera de tu compañía. Como comentaba unos párrafos arriba, no todas las empresas tienen por qué tener un departamento completo para realizar estas gestiones. Si tienes una pyme o una startup, la mejor opción para ti será la contratación de profesional externo que pueda controlar esta parte de tu negocio.

Entre las funciones de un director financiero se encuentran, entre otras:

  • Controlar y analizar los costes: este parámetro, además de para conocer los gastos, debe mirarse con ojos analíticos. Los costes nos dan mucha información sobre una línea de negocio, sobre un proveedor o sobre los servicios que ofrecemos. Por ejemplo, podemos decidir retirar una inversión, cerrar un proyecto o cambiar de proveedor.
  • Elaboración de presupuestos, como ventas o personal, pero, sobre todo y de vital importancia para una empresa, el de tesorería. Además, una vez elaborados, hay que realizar un seguimiento de estos, revisando continuamente los datos expuestos en ellos.

Solo así se pueden realizar predicciones y anticiparse a las desviaciones, evitando situaciones graves, como una crisis financiera.

  • Analizar y, lo más importante, decidir cuáles serán las fuentes de financiación. Una mala decisión con un préstamo bancario o acogerse a una subvención si saber si se van a poder cumplir los objetivos, puede hacer que la organización entre en bancarrota o que se enfrente a situaciones financieras complicadas a medio-largo plazo.
  • Estudiar las inversiones: un punto importante y no exento de conflictos. Cuando el negocio genera beneficios, hay que decidir qué hacer con ellos, desde saldar una deuda contraída por una hipoteca de algún inmobiliario, repartir beneficios e incentivos, dejar un fondo de emergencia o invertir en otros mercados.
Contratar un servicio de dirección financiera externa para tu negocio es la mejor alternativa para ahorrar costes.

No solo se trata de tomar una decisión, sino de realizar la mejor decisión. De ahí, la importancia de contar con un experto en dirección financiera para poder tener sobre la mesa todas las variables, incluidos los riesgos.

  • Elaborar informes de cuentas de resultados, así como balances periódicos, a través de los cuales se pueda saber la situación de la contabilidad. Se trata de medir, analizar e interpretar, todo de cara a transformar datos en conocimiento de valor.
  • Gestionar el riesgo. Cuando te he hablado de las inversiones, ya te he nombrado esta palabra: riesgo. Y es que la gestión del riesgo es una de esas tareas que no se realizan hasta que surge una amenaza real, como una crisis financiera o, por ejemplo, la reciente pandemia a la que aún nos estamos enfrentando.

No es necesario predecir todos los escenarios uno por uno, sino de analizar cuales podrían ser las posibles amenazas para mi negocio, tanto a nivel externo como interno. Por ejemplo, impagos de clientes, cambio en los tipos de interés, dimisión de un cargo, etc. Además de analizar, también hay que tener un plan de contingencia que permita hacer frente a ese riesgo sin improvisaciones.

Outsourthink, expertos en dirección financiera externa

Estas son solo algunas de las misiones que puede realizar un experto en dirección financiera externa, pero hay muchas más, como el soporte y gestión cuando se implanta una nueva solución tecnológica; hacer de consejero externo en crisis de empresas familiares, encargarse de la administración 360 de una startup, etc.

El centro de todas estas funciones y de la dirección financiera externa es la rentabilidad y viabilidad de la empresa. En Outsourthink tenemos diferentes planes a medida para adaptarnos a las necesidades y situación de cada negocio.

Contacta con nosotros y conócenos, llevamos más de 10 años ayudando a organizaciones de cualquier sector y tamaño con nuestros servicios de Interim Management. Empieza hoy a elegir el futuro que quieres para tu empresa.