+34 954 74 92 96 info@outsourthink.es

El Impuesto de Sociedades es una obligación fiscal que tienen las personas jurídicas constituidas como sociedades mercantiles (sociedades anónimas, sociedades limitadas, etc) en España.

Este gravamen se aplica sobre los beneficios obtenidos durante el año fiscal y se encuentra regulado en la Ley 27/2014 de 27 de noviembre de Impuesto sobre Sociedades.

El Impuesto de Sociedades es de carácter obligatorio para todas las empresas que realicen su actividad dentro del territorio español, es decir:

  • Se han constituido en España, según normativa legal vigente.
  • El domicilio social es español.
  • Su sede principal está en España.

Este impuesto grava los resultados de un año fiscal de cualquier sociedad mercantil esté o no activa.

¿Cómo se calcula el Impuesto de Sociedades?

Para empezar, el Impuesto de Sociedades es el que grava los resultados contables de la empresa, es decir, los beneficios. Por ello, es esencial llevar una contabilidad financiera y analítica al día, en la que se reflejen todos los gatos y los ingresos.

Hay que tener en cuenta todos los parámetros, incluyendo los gastos con deducciones fiscales. ¿Qué significa esto? Hacemos referencia a los gastos derivados de la actividad profesional y/o económica de la empresa o autónomo. Algunos gastos derivados de la actividad pueden ser deducidos fiscalmente, es decir, pueden verse beneficiados por una reducción de su contribución tributaria a Hacienda.

Sin embargo, hay que tener claros cuáles son los gastos contables que no llevan ningún tipo de deducción fiscal. Entre otros:

  • Multas, sanciones y tributos.
  • Donativos.
  • Retribuciones a los fondos propios.
  • Gastos personales.

En este sentido, es imprescindible contar con un profesional cualificado que sepa diferenciar qué gastos son deducibles y cuáles no, de manera que la presentación del Impuesto de Sociedades sea correcta y no conlleve ningún tipo de sanción posterior.

Impuesto de Sociedades 2021: novedades

Puede ocurrir que cuando se aprueban los Presupuestos Generales del Estado, haya ciertas novedades para tener en cuenta a la hora de presentar los impuestos.

En este caso, existen algunas medidas que se han aprobado para el ejercicio de 2020 y otras que se entrarán en vigor de cara al año 2021.

> Medidas con efecto para el ejercicio 2020

El Real Decreto 1178/2020, de 29 de diciembre, publicado el 30 de diciembre de 2020 y que por el que se modifica el Reglamento del Impuesto sobre Sociedades, basado en el texto reglamentario publicado por el Banco de España, relativo a la información que deben suministrar la sentidades de crédito, así como la información que se debe dar país por país:

  • Cobertura del riesgo de crédito de entidades financieras: se han readaptado dos artículos del Reglamento del Impuesto de Sociedades para adecuarlos a las nuevas Normas Internacionales de Información Financiera sobre ingresos ordinarios procedentes de clientes NIFF 15 e instrumentos financieros NIFF 9.
  • Información país por país: las entidades residentes en territorio español dependientes de una entidad no residente en España, pueden y deben comunicar a la Administración Tributaria la información que se le requiera.
  • Medidas urgentes de apoyo al sector turístico, hostelería y comercio: las sociedades de reducida dimensión pertenecientes a estos sectores podrán deducirse las pérdidas por deterioro de los créditos derivados de las posibles insolvencias de deudores, siempre y cuando hayan transcurrido 3 meses desde el vencimiento de la obligación.

> Medidas con efectos para el ejercicio 2021

Recogidas en la Ley 11/2020, de 30 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2021, y con efectos desde el 1 de enero de 2021, recoge las modificaciones del Impuesto de Sociedades:

  • Limitación en la deducción de gastos financieros.
  • Exención sobre dividendos y rentas derivadas de la transmisión de valores de fondos propios.
  • Deducción por invertir en producción de largometrajes y cortometrajes cinematográficos.
  • Eliminación de la doble imposición económica internacional sobre dividendos y participaciones en beneficios.

Modelo 200 y Modelo 202: presentación del Impuesto de Sociedades

La forma más habitual de presentar el Impuesto de Sociedades es con el Modelo 200, cuyo plazo para que sea cumplimentado es del 1 al 25 de julio de 2021.

Este gravamen se presenta de forma anual, basado en la renta del último año natural, y debe ser presentado, aunque la sociedad no haya realizado ningún tipo de actividad. Normalmente consta de entre 10 y 15 hojas de datos, aunque puede ser más extenso, dependiendo de la forma jurídica de la entidad y sus datos fiscales; el balance (activo, pasivo y patrimonio neto); cuenta de pérdidas y ganancias y socios y representantes, entre otros documentos.

Modelo 200 del Impuesto de Sociedades.

Además, junto a la presentación del Modelo 200 debe adjuntarse el balance anual y el libro contable.

Existe, por otro lado, el Modelo 202, consistente en el pago a cuenta del porcentaje de la cuota del total que se pagó en el último Impuesto de Sociedades presentado.

Este modelo, es una forma de anticipo del Modelo 200, aunque también va destinado para los “No Residentes” en España pero que realizan actividades económicas dentro del país de forma continuada.

Es el caso de empresarios y autónomos de nacionalidad no española que tienen fuentes de ingresos en este país, como, por ejemplo, los artistas del mundo del espectáculo.

El Modelo 202 se debe presentar tres veces al año:

  • Primer periodo (del 1 al 20 de abril 2021): Aquí se paga el 18% de la cuota íntegra del Impuesto de Sociedades de 2019.
  • Segundo periodo (del 1 al 20 de octubre de 2021): se paga el 18% sobre la cuota íntegra del Impuesto de Sociedades de 2020.
  • Tercer periodo (del 1 al 20 de diciembre de 2021): se paga otro 18% sobre la cuota íntegra del Impuesto de Sociedades de 2020.

¿Cuáles son los tipos impositivos que debo aplicar en mi empresa? Bonificaciones y deducciones

Como cualquier presentación de impuestos, cada persona jurídica debe tributar en función de una serie de características: tamaño de la empresa, facturación, ingresos y gastos, lugar del domicilio social, etc.

A continuación, te dejamos los tipos impositivos más habituales sobre el Impuesto de Sociedades para 2021:

  • General: es el que se aplica a la mayoría de sociedades, del 25% sobre los beneficios.
  • Cooperativas: tributan al 20% sobre su renta.
  • Emprendedores: las sociedades con menos de dos años de vida pagan un 15%.
  • Fondos de inversión: desde el año 2014, a los fondos de inversión e inmobiliarios se les aplica una tributación del 1%.
  • Fundaciones y asociaciones de interés público: tributan el 10%.
novedades del impuesto de sociedades

Sin embargo, ya te habrás fijado que algunas sociedades tributan menos que otras: es lo que se denomina tipo impositivo reducido. Existen otras bonificaciones a las que puedes acogerte, siempre y cuando tu negocio cumpla con los requisitos exigidos.

Sigue leyendo y descubre si puedes deducirte algo en el Impuesto de Sociedades del año que viene:

  • Las cooperativas protegidas: las cooperativas tributan, normalmente, al 20% pero existe dentro de este epígrafe las denominadas `cooperativas protegidas´, que tienen una bonificación del 50% en su cuota a pagar. Son, entre otras, las Agrarias, de Consumidores y Usuarios y las del Mar. Puedes encontrar información ampliada en la Ley 27/1999 de Cooperativas.
  • Arrendamiento de viviendas: cuentan con una bonificación del 85%.
  • Empresas cuya renta ha sido obtenida en Ceuta o Melilla: deducción del 50%.
  • Compañías de servicios públicos locales formadas por capital público: tienen una bonificación del 99%, dicho de otro modo, tributan al 1%.
  • Empresas cuya actividad sea de investigación y desarrollo: reducción de la cuota de entre el 12 y el 25%.
  • Empresas del sector audiovisual: bonificación del 25% hasta el millón de euros.
  • Empresas que contraten su primero trabajador indefinido: pueden deducirse hasta 3000 euros de la cuota final.
  • Empresas con menos de 50 trabajadores: se pueden deducir el 50% del paro que el empleado tuviera pendiente en su momento de contratación, hasta un máximo de 12 mensualidades.
  • Empresas que contratan a trabajadores con discapacidad: se pueden deducir hasta 9000 euros en la cuota por trabajador y año trabajado, siempre que tenga una discapacidad de entre el 33 y 65%. Si cuenta con una discapacidad de más del 65%, se deducen hasta 12.000 euros (por trabajador y año).

A modo de resumen, el Impuesto de Sociedades es una tributación obligatoria para todas las empresas. En Outsourthink, te ayudamos a llevar al día todo lo necesario para que puedas presentarlo, estableciendo una estrategia financiera y con el apoyo de tecnología específica de Business Intelligence.

Si quieres que te ayudemos con tu negocio, no dudes en contactar con nosotros, adaptamos un plan a medida de las necesidades de tu negocio.