+34 954 74 92 96 info@outsourthink.es

Si tienes una pyme o eres autónomo, puede que algún momento hayas necesitado financiación y, en consecuencia, un pool bancario. De hecho, cada vez que solicitas un préstamo o crédito, la entidad bancaria te habrá hecho entregar y rellenar una serie de documentación que demuestre que tienes solvencia para poder devolverlo.

Así, si en algún momento tienes que solicitar otro teniendo un producto de este tipo vigente, el banco sabrá que tienes capacidad económica para soportarlo.

Pues bien, esto es un pool bancario, un informe que recoge, de forma detallada, los datos referidos a cualquier tipo de financiación que tienes contratada por parte de terceros: préstamos, pólizas de crédito, líneas de descuento, leasing, factoring, confirming y avales bancarios, entre otros. En definitiva, tiene dos usos principales:

  • A nivel interno: un pool bancario sirve para que la empresa pueda ordenar y gestionar todo lo relativo a la financiación de su compañía: producto que tiene contratado, entidad que lo emite, importe inicial, fecha de inicio del producto, plazos de vencimiento, garantías vinculadas (en caso de existir), últimos recibos abonados y certificado de deuda pendiente de cada uno de ellos.
  • A nivel externo: si se requiere una nueva financiación, este informe supone esencial para que las entidades bancarias puedan evaluar los riesgos de esta y decidir si se concede o no (así como las condiciones).
Ejemplo de pool bancario

En cuanto al formato de presentación, puede variar, desde un documento escrito a una tabla de Excel, ya sean en papel o digital.

Aunque es un documento que no se suele realizar a menos que sea requerido, es conveniente tenerlo al día, ya que ayudará a tu empresa a poder realizar el presupuesto de tesorería, esencial, a su vez, para poder planificar los cobros, llevar un control de los pagos y evaluar la liquidez, entre otras acciones.

Para su elaboración, lo mejor es tener actualizado y a mano la información contable de tu compañía, con herramientas como Power BI de Microsoft, que reunirán toda la información que necesitas en una misma herramienta. Así, estarás al día de las operaciones económicas y financieras de tu negocio y, en consecuencia, te será mucho más sencillo elaborar el pool bancario.  

El pool bancario y su relación con el CIRBE

El CIRBE o la central de riesgos del Banco de España, es una base de datos pública (aunque no cualquiera puede verla, hay que pedir la información), en la que se recoge la información relativa a cualquier forma de crédito que las entidades bancarias conceden a sus clientes.

A la hora de pedir financiación, puede que la entidad en la que la estás solicitando te requiera un pool bancario que luego cotejará con los datos que le arroje el CIRBE.

Sin embargo, la información que arroja el CIRBE tiene algunas “pegas” que se deben tener en cuenta y que hacen que no siempre la información coincida en su totalidad (aunque esto sea así, debe ser lo más parecida posible):

  • Las entidades bancarias nacionales no tienen obligación de registrar en el CIRBE los créditos inferiores a 6.000 euros. El informe que elabora la empresa, en cambio, no está limitado.
  • Es posible que haya errores o desactualizaciones de un origen u otro que provoquen que no coincidan los datos en un momento dado.
  • El pool bancario puede verse afectado por diferencias de interpretación en relación con el tipo de crédito y su clasificación contable.
  • La conocida como “financiación alternativa”, ya sea a través de crowdlending o préstamos entre particulares (P2P), no computa ni se recoge en el CIRBE.

Por estas razones, se hace necesario realizar un pool bancario que sea fiel reflejo de la realidad, para evitar desajustes que provoquen rechazo y, con él, denegación de la solicitud de financiación.

En Outsourthink, podemos ayudarte a realizar tu pool bancario, así como en la negociación con las entidades financieras y bancarias para ayudarte en tu negocio. Contacta con nosotros para más información.